Los ejes de trabajo pasaron por analizar la problemática e importancia de la red vial desde distintos testimonios ¿Cómo está la situación en la Patagonia? ¿Cómo trabajan en cada zona? Las estrategias locales. Los avances y lo que falta. ¿Cómo se manejan en Chile?
El Seminario fue organizado por la Mesa Nacional de Caminos Rurales formada por FADA; SRA; FADEEAC; CREA; FACMA; CRA; AAC; Barbechando; Coninagro y FAA.
Mariano Barone, representante de la Asociación Argentina de Carreteras (AAC), dio la bienvenida y resaltó que uno de los objetivos de la Mesa es “unir las intenciones de diferentes voces en la organización de los caminos rurales y canalizar todas las inquietudes”. Y añadió: “Tenemos una meta desafiante: poner a los caminos rurales en la agenda de todos los partidos, que sea una política de Estado a largo plazo ya que ellos traen el progreso.”
La voz de productores y transportistas
A continuación, mediante un video se escucharon los testimonios de habitantes de la Patagonia en relación a los caminos. De Buen Pasto, en Chubut, Jorge Bustos resaltó la importancia de que la red vial esté en buen estado para que las ambulancias y las ayudas sanitarias puedan transitar sin inconvenientes.
Desde la Sociedad Rural de Neuquén graficaron la dificultades que se padecen durante los inviernos con las nevadas, heladas, las complicaciones para llegar a los campos y como consecuencia la gran mortandad de animales. Esperan que para futuros inviernos las condiciones para transitar mejoren.
Ricardo Roberts, transportista de Chubut, explicó que las rutas están muy deterioradas y que esto repercute directamente en los altos costos para mantener los camiones.
Marcelino Díaz, de Estancia Cóndor, Santa Cruz, habló sobre el mal estado de los caminos, también que Vialidad está trabajando y colabora.
Desde la Comuna Atilio Viglione, Chubut dijeron que las rutas deben estar en buenas condiciones para que los productores puedan trabajar y que una de las grandes falencias es la falta de máquinas para el arreglo de los caminos.
Por último, Mario Eliceche, transportista de Chubut pidió una mejora de la red lo antes posible, porque se hace muy difícil transitar, especialmente en invierno, con la nieve y lluvias.
Caminos rurales: el debate
Más adelante, Néstor Fittipaldi, vicepresidente 3º de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), estableció la necesidad de que haya “más contacto y más debate para que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto. El sur es nuestro primer desafío, los caminos están olvidados y es por eso que debemos solicitar mayor equipamiento vial”.
Fittipaldi coincidió con Barone en “instalar a los caminos rurales como política de Estado. Debemos concientizar sobre este tema, poner el hombro y juntarnos todos”.
Luego, mediante un video, Mauricio Gómez Bull, presidente de la Administración de Vialidad Provincial de Santa Cruz dijo: “los principales problemas se dan en invierno y eso afecta a los caminos. Faltan obras en alcantarillas, puentes y vados, como así también señalización y material para mantenimiento”.
Sobre los distritos viales dijo: “Hay 7 en total, proyectamos estabilizadores viales pero para eso es necesario conocer las características de las rutas. Utilizamos productos vegetales que no dañan la flora y fauna de la zona”. Y agregó: “Contamos con recursos del Ministerio de Economía, convenios con Vialidad, otros entes privados y la Transferencia Operativa de Funciones”.
Mario González, representante de Vialidad de la Provincia de Santa Cruz, expresó que “hay una necesidad de inversión en los caminos por las nuevas exigencias y tecnologías que tienen los transportes”.
Por su parte, Juan Carlos Schenk, representante de Vialidad de Neuquén, enumeró los problemas de la provincia: “bajo porcentaje de pavimento en la red vial primaria y secundaria; su mantenimiento; falta de alambrados en gran parte de la red lo que genera problemas con los animales; sigue la ley de Trashumancia, en donde el traslado de animales se hace por ruta, lo que genera un riesgo para los usuarios. Además la red de accesos a pobladores rurales, comunidades indígenas, escuelas, puestos sanitarios, que después del invierno deben ser reparados”.
Para finalizar el bloque, Alejandro Lezcano, representante de Vialidad de Río Negro, planteó la problemática que “la vialidad rionegrina no tiene jurisdicción sobre los caminos vecinales, pero desde 2013 hay un convenio de mutua colaboración con la Dirección de Comisiones de Fomento para repararlos del 50/60%, por módulos de 15 km, con una actualización bianual”.
El caso de Chile
Durante la jornada estuvieron presentes dos integrantes del Ministerio de Obras Públicas de Chile, quienes relataron cómo es la situación de los caminos al sur de su país.
En primer lugar, Osvaldo Aguayo Zamora, director de Caminos Básicos, se refirió al Programa de Caminos Básicos (CB), iniciado en 2003. “En él se contempla la estabilización de la base de los caminos, la base más capa de protección, y CB intermedios (mejoramientos), en los dos primeros llevamos hechos 16.600 km y en el último 400 km, ya que son más caros”.
“Los objetivos son disminuir la frecuencia de conservación, mejorar la calidad de vida de los habitantes, mejorar la rodadura para los vehículos”, dijo Aguayo Zamora y agregó: “En la Patagonia tratamos de implementar programas de cómo hacer un camino sin cambiar su geometría, para así incrementar el desarrollo local, aumentar el transporte y de esa manera se de una transformación interesante”.
En segundo lugar habló Amilcar Veneciano Muñoz, jefe de vialidad de Departamento de Maquinarias de la Dirección de Vialidad (MOP) de Chile, quien se refirió al Plan de Operación Invernal (POI) y al Grupo de Trabajo Invernal (GTI).
“Hay una coordinación entre Chile y la Argentina, mediante las cancillerías de ambos países para organizar el tránsito por los caminos, en especial por los pasos fronterizos”.
“Para un buen programa es necesario conocer la extensión y cómo es la red vial, aplicar también un mapeo técnico, el sistema Husky, que permite mantener operativos los pasos y apoyar situaciones de rescato”, dijo el funcionario chileno.
“Además se establecen ciertos criterios de compra de máquinas y vehículos y bases administrativas para su adquisición”.
Veneciano Muñoz resaltó la importancia de contar con un Manual de Carreteras, que muestra cómo se construye en Chile. Y así se obtiene “protección al usuario, crecimiento del desarrollo turístico, la gestión invernal es todo el año y la alianza con empresas privadas, que da acceso a nuevas tecnologías”.
Conclusiones
Para finalizar, Juan Carlos Basso, secretario de Barbechado, habló sobre “las diferencias que existen en las distintas regiones de nuestro país, que están ligadas a la conectividad tanto virtual como física”.
Y agregó: “Debemos trazar un plan integral de los caminos rurales, que se estiman abarcan medio millón de kilómetros, con un criterio más que nada social. Es necesaria una verdadera estrategia vial, como la que vimos en el caso de Chile, y así evitar la migración de mujeres y hombres jóvenes a los centros urbanos”.
Basso resaltó la importancia de contar con rutas y caminos que “permitan las exportaciones, el agroturismo, el traslado de forrajes y no huellas para carretas en donde debería haber caminos para camiones equipados con la última tecnología. Así tendremos mejores condiciones de seguridad, accesos a los colegios, hospitales, esparcimiento”.
“Los caminos rurales deben estar en la agenda pública y ser política de Estado. Debe haber voluntad política y coordinación nacional”, finalizó Basso